Nuestro modo de proceder...

 

Las Esclavas de Cristo Rey, conscientes de que todas somos un solo cuerpo en Cristo, nos ocupamos con disponibilidad plena a la voluntad de Dios, en las actividades en que nos emplea la obediencia, a fin de que sea más íntimo el vínculo de fraternidad entre todos los miembros y para que todas nos sintamos igualmente unidas a la vida y obras del Instituto. Const 4


Pretendemos seguir a Cristo y vivir el evangelio en un amor personal a El, cuyo conocimiento más íntimo hemos de pedir para que mejor podamos amarle y seguirle. Estamos persuadidas de que nuestro ideal, nuestro camino y la fuerza de nuestra vida es Cristo. Un Cristo pobre, Servidor del Padre en el don total de sí mismo. Const 6

La Congregación nos supone formadas por los Ejercicios y verdaderamente probadas en ellos, personas que se renuevan constantemente en las disposiciones que los mismos exigen. Para nosotras la experiencia de los Ejercicios no se puede suplir con nada. De la esencia de los Ejercicios brota el impulso del «más», que excluirá de nosotras toda mediocridad y nos llevará a elegir lo que más conduzca al fin de nuestra vocación. Const 9

Nuestra vocación nos pide estar siempre dispuestas a ir y hacer vida en cualquier parte del mundo, donde se espera más servicio de Dios y ayuda de las almas. Const 17

Toda nuestra vida es apostólica, cualquiera que sea la actividad que en ella se desarrolla. Nuestro trabajo está orientado a la cristianización de la sociedad mediante la práctica de los Ejercicios, el Apostolado Seglar Particular y la Enseñanza. Const 99

Aspiramos a propagar el evangelio en humildad, colaborando gustosas en el campo de posibilidades que nos ofrecen nuestros apostolados específicos y nuestra vida toda, siendo signos de total disponibilidad para con Dios, la Iglesia y los hermanos. Const 101.

Nosotras

"Deseando alcanzar e irradiar el ideal del seguimiento de Cristo en su vida de caridad para con el Padre, y para con los hombres por amor al Padre, trabajamos en comunidad, con estos dos fines:


a) Procurar con la divina gracia nuestra propia santificación viviendo las exigencias del evangelio mediante la profesión de los votos de Castidad, Pobreza y Obediencia, y la observancia de estas Constituciones.


b) Y ayudar intensamente con la misma divina gracia, a la santificación del prójimo fomentando la vida de sólidas virtudes cristianas mediante la práctica de los Ejercicios de San Ignacio en completo retiro. Pero también por la Enseñanza y por otras obras de caridad y apostolado, incluyendo las misiones entre infieles, en cuanto sea necesario o conveniente para fomentar el apostolado de la Obra de Ejercicios". Const. 2

Levántante y Ponte en pie - Esclavas de Cristo Rey
00:00 / 00:00

1/13

Comparte nuestra vida y síguenos en las redes

  • Facebook - Gris Círculo
  • Twitter - Gris Círculo
  • YouTube - Gris Círculo
  • Instagram - Gris Círculo

© 2019 by Esclavas de Cristo Rey - ECR